Otras características

  • Género del libro: Arte,arquitectura y diseño

  • Subgéneros: Teatro

Descripción

FEDRO LIBROS se encuentra en el barrio de San Telmo, muy cerca del Mercado. En caso de compra el horario de la librería es de MARTES a SÁBADOS de 12 a 20 horas.

John Willett (24 de junho de 1917 - 20 de agosto de 2002), fue un profesor, periodista y director teatral, reconocido mundialmente como uno de los más importantes traductores y divulgadores de la obra de Bertolt Brecht en inglés. Esta traducción castellana de su famoso libro está en muy buenas condiciones, siendo que es un ejemplar del año 1963. Lo único que está algo dañado es la sobrecubierta que protege las tapas duras del libro. Contiene una dedicatoria en la primera página y una firma.
Por lo demás el libro está en muy buenas condiciones, dado que el material de sus 380 páginas, plagadas de fotografías, es de papel ilustración.
Bertolt Brecht genera una estética novedosa, llevando a su máximo apogeo al teatro revolucionario, el cual marcar con fuerza a un gran número de dramaturgos posteriores. Suele atribuirse al autor una primera etapa expresionista (“Baal”, “Tambores en la noche”, “En la selva de las ciudades”), sin embargo, mientras el movimiento de vanguardia enfatizaba el rechazo nihilista a la sociedad de la época, Brecht propone la adopción de un ideario socialista, de profunda raigambre humana, como solución objetiva a la crisis. “Más allá del efecto mágico logrado por medio de la vivencia artística, la palabra, la música y la acción actoral deben servir para la activación política del público con el significado marxista a través de planteos críticos”, dice Martin Reinhardt acerca de las polémicas teorías del creador alemán. En el centro de sus preocupaciones se encuentra el hombre y su destino, el desamparo y la maldad imperantes en la sociedad, la alienación y la ausencia de moral, males que deben ser superados con el advenimiento de una comunidad solidaria que proyecte al ser humano hacia su verdadera realización.
Elisabeth Hauptmann, íntima colaboradora de Brecht, apunta en 1926 una frase del autor que sería reveladora de toda su estética posterior: “Cuando se ve que nuestro mundo actual ya no cabe en el drama, entonces resulta que el drama ya no cabe en este mundo”. En consecuencia, se debe crear un drama distinto, y a esta tarea se aboca Brecht mediante la elaboración de la teoría del teatro épico, el cual extrae sus rasgos peculiares de la confrontación con la dramaturgia clásica.
Mientras el teatro nacido de las concepciones aristotélicas propone la ilusión de que lo actuado en el escenario es un trozo de vida real, en el que el público participa con sus emociones, Brecht postula que el espectador debe darse cuenta, a través de varios artificios, de que lo presenciado es un espectáculo. Por lo tanto, la intención final no ser la catarsis aristotélica -método para que el público purifique sus sentimientos- sino el despertar de una actitud crítica racional frente a lo mostrado.
Los héroes del teatro clásico están marcados a fuego por su carácter, el cual, con exclusión de todo factor externo, determina su suerte. La dramaturgia épica, en cambio, se centra en la división que el avance capitalista provocó entre el individuo y su medio, mostrando al sujeto alienado en un contexto que signa su destino y sus obras. Este planteo es central en “La ópera de dos centavos” -basada en la “Opera del mendigo”, de John Gay- : la vida es más fuerte que los hombres, y ellos son malos; pero, en su gran mayoría, por las situaciones sociales en que les ha tocado vivir. “Ser un hombre bueno, expone en uno de los songs, ¨¿A quién no le gustaría?…pero, desgraciadamente, en este astro, los medios son precarios y los hombres brutales. “¿A quién no le gustaría vivir en paz y armonía?; pero las circunstancias -¡ay!- no son así!”.
En consecuencia, mientras el teatro clásico, manteniéndose en vilo con relación a nuestra época, ya no cumple su función social y se centra en el mero entretenimiento como único fin, la estética brechtiana intenta originar el espíritu crítico en pos de la acción revolucionaria.
Sin embargo, la delectación artística es también deseable, aunque siempre al servicio del conocimiento. “…Nuestro teatro debe suscitar el deseo de conocer y organizar el placer que se experimenta al cambiar la realidad, dice Brecht, nuestros espectadores deben no sólo aprender cómo se libera a Prometeo encadenado, sino también prepararse para el placer que se siente liberándolo”.

Preguntas y respuestas

¿Qué querés saber?

Preguntale al vendedor

Nadie hizo preguntas todavía. ¡Hacé la primera!

Usado

El Teatro De Bertolt Brecht. Teoria Y Práctica Del Teatro

$1.500

Pagá en 6 cuotas sin interés

Envío a todo el país

Conocé los tiempos y las formas de envío.

Vendido por

MercadoLíder | 173 ventas

¡Última disponible!

Medios de pago

Tarjetas de crédito con Mercado Pago

Tarjetas de débito

Efectivo

Publicación #633822981

Denunciar