650 pesos
Tarjeta Credits

12x sin tarjeta

Activá Mercado Crédito ahora y pagá en cuotas fijas

Activá ahora

o en 12x 95 pesos con 99 centavos con tarjetas de crédito

Envío a todo el país

Conocé los tiempos y las formas de envío.

Stock disponible

Información sobre el vendedor

Ubicación

Belgrano, Capital Federal

    Este vendedor aún no tiene suficientes ventas para calcular su reputación

    Pagá con Mercado Pago y protegeremos el 100% de tu dinero.

    Ver más datos de este vendedorSe abrirá en una nueva ventana

    Garantía

    Garantía del vendedor

    Sin garantía

    Medios de pago

    Hasta 12 cuotas sin tarjeta

    Mercado Crédito

    Tarjetas de crédito

    ¡Cuotas sin interés con bancos seleccionados!

    Visa
    American Express
    Naranja
    Mastercard

    Tarjetas de débito

    Visa Débito
    Maestro
    Mastercard Débito
    Cabal Débito

    Efectivo

    PagoFacil
    Rapipago

    Características principales

    IdiomaEspañol
    FormatoFísico
    EditorialDunken

    Otras características

    • ISBN: 9789878510927

    Descripción

    Cuentapropistas no representan una investigación ilegal hecha por un gobierno.
    Mauricio Macri, al autor

    No tengo miedo de ir presa (…) mi única culpa fue no haberme
    dado cuenta de que en la AFI existía todo este tacho de basura.
    Silvia Majdalani, al autor


    Melo era una fuente fantástica para trabajar.
    Daniel Llermanos, al autor


    En tiempos donde el relato parece imponerse al dato, Camilo Cagnacci viene a plantear con este libro algo políticamente incorrecto: que la causa por presunto espionaje ilegal macrista fue armada, y se sostiene en base a operaciones mediáticas que –como expone el autor– poco tienen que ver con lo que ocurre en el expediente.
    ¿Por qué? Porque “Verdura” no puso la bomba que dijo haber puesto, en la casa donde el supuesto blanco de ese atentado ya no vivía. Porque Luis Majul nunca fue “Pirincho” ni el ex espía Alan Ruiz, su “productor ejecutivo”. Porque quince presos K negaron haber sido “ablandados” por el hombre acusado de haberlos “ablandado”.
    Porque tampoco existió una celda preparada para Pablo Moyano en el penal bonaerense de Melchor Romero. Ni el ex secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, recibió a espías en su despacho, como intentó hacer creer el abogado de la vicepresidenta Cristina Kirchner, Carlos Beraldi.
    Porque la ex coordinadora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo, no era una funcionaria de confianza de Mauricio Macri ni es hermana del ex jefe de Inteligencia de Gendarmería Nacional que dirigió el Proyecto X, como informaron los periodistas militantes.
    Porque ex agentes de la AFI entablaron una relación promiscua con el abogado del clan Moyano, mientras estaban en funciones.
    Porque en esta historia de feos, sucios y malos no todo lo que brilla es oro, pero lo que salpica siempre huele a Puf.

    IMPORTANTE: Si sos de CABA o Zona Norte del GBA, te sugerimos tildar la opción "retiro en persona" y pactar la entrega con el vendedor.